lunes, 23 de noviembre de 2020

LOS INTENTOS DE CONTROL, DESCONTROLAN



CON LAS MEJORES INTENCIONES SE OBTIENEN, LA MAYORÍA DE LAS VECES, LOS PEORES EFECTOS. OSCAR WILDE 

😕Esta frase puede resultarnos, quizás, un poco desconcertante, pero si la contextualizamos dentro de los pensamientos "molestos", dudas o  preocupaciones que a veces nos atormentan en el día a día puede ir adquiriendo sentido. 


➡¿Te ha pasado alguna vez que ha aparecido en tu mente una imagen, una duda o pensamiento molesto o perturbador? ¿Qué sueles hacer en esos casos? 

👥La mayoría de las personas ponen en práctica lo que podemos llamar una estrategia ansiolítica (ahí está "la mejor intención"). A veces, para hacer frente estos pensamientos tendemos a controlarlos, luchar contra ellos, tratar de darles respuesta y amasarlos como si fueran plastilina con la intención de que este intento de control funcione precisamente como un ansiolítico. 

💭➡😌"Pensar sobre ello y tratar de tenerlo todo bajo control hará que pare y, por ende, que yo me tranquilice." ➡❌

🔀Ahora bien, en muchas ocasiones nos encontramos con un efecto paradójico y contrario. 

🚪Lejos de conseguir el objetivo de ser un tranquilizador, echar esos pensamientos por la puerta (la mejor intención) hace que vuelvan a entrar por la ventana (el peor efecto). 

¿Te has visto alguna vez en esta situación? 

Javier Rodriguez Caro , psicólogo del Centro de Psicología Dra. Aurora Gardeta. 

No hay comentarios: